“Nuevas perspectivas en la lucha de las selecciones vascas. Despachos y competitividad, claves hacia la oficialidad””

BEÑAT ZARRABEITIA
KAZETARIA
naiz.eus


→ BEÑAT ZARRABEITIA • 2018.09.02 • naiz.eus

→ Argazkia: gaztezulo.eus

ERREPORTAJEA

Beñat Zarrabeitia. Gara 2018.09.02

NUEVAS PERSPECTIVAS EN LA LUCHA DE LAS SELECCIONES VASCAS
DESPACHOS Y COMPETITIVIDAD, CLAVES HACIA LA OFICIALIDAD

La selección masculina de fútbol volverá jugar el próximo 12 de octubre un encuentro tras casi dos años de ausencia. Lo hará en Mendizorrotza, frente a Venezuela y en el marco de las ventanas habilitadas por la FIFA para los compromisos de selecciones.

Agotado el camino realizado en los últimos 25 años, tanto instituciones como agentes y aficionados buscan dotar de un nuevo impulso al reconocimiento internacional de las selecciones vascas. Ese avance, especialmente en el fútbol, pasa por la solicitud de la oficialidad ante la FIFA, por habilitar los espacios diplomáticos y jurídicos necesarios en ese camino, por promover torneos en los que participe Euskal Selekzioa, por renovar la demanda social y por prestigiar comunicativa y socialmente el producto.

Después del fiasco de los últimos encuentros jugados por la selección vasca masculina de fútbol, verbalizado incluso por algunos de los pesos pesados del vestuario como Aritz Aduriz ante los medios de comunicación y en el que se tocó fondo en diciembre de 2016 en un partido disputado ante Túnez con una escasísima afluencia de público en San Mamés, el próximo choque se disputará el 12 de octubre en Mendizorrotza ante Venezuela. Una de las principales novedades reside en volver a Gasteiz, hoy día uno de los puntos más calientes del fútbol europeo en lo que a animación se refiere, y donde la selección de Euskal Herria no jugaba desde agosto de 1980. Y otra, en el hecho de que el partido se celebrará en fechas FIFA, una demanda que se ha ido repitiendo por parte del Departamento de Deportes del Gobierno de Lakua durante los últimos años.

En fechas FIFA

Las fechas FIFA consisten en unas ventanas habilitadas por el máximo organismo internacional futbolístico en 2002 en pro de unificar el calendario de las diferentes competiciones y posibilitar que las selecciones puedan disputar sus partidos oficiales o amistosos en condiciones óptimas. Es decir, que las federaciones puedan disponer de sus mejores futbolistas sin que los clubes puedan poner objeciones. En total existen seis ventanas FIFA a lo largo del año –aunque la de enero no se habilita en años de Mundial–, en las que la mayoría de combinados juegan dos encuentros. Y la de octubre es una de ellas.

Anteriormente, la selección de fútbol masculina de Euskal Herria había disputado un partido en el marco de estas ventanas; fue en 2006 ante Catalunya en el Camp Nou. En el caso de la femenina, por ejemplo, lo hizo en el choque jugado en Irlanda en noviembre de 2016 o el del pasado año ante la República Checa.

Por otro lado, será la tercera vez en la que la tricolor se mida a Venezuela. La primera fue en junio de 2007, en San Cristóbal de Táchira, como último encuentro de preparación de la vinotinto antes de la Copa América en la que ejerció como anfitrión. Los sudamericanos devolvieron la visita en diciembre de 2010. Debido a que el encuentro se jugará en las ventanas de la FIFA, Rafael Dudamel podrá contar con sus mejores futbolistas; es el caso de Tomás Rincón, Darwín Machís, Sergio Córdova, Salomón Rondón o el antiguo jugador del Alavés Christian Santos. Sin embargo, el combinado vasco tendrá varias bajas debido a la coincidencia de los partidos que la selección española absoluta disputará ante Gales e Inglaterra o los que medirán a la sub21 que dirige el exjugador del Athletic Luis de la Fuente contra Albania e Islandia. Parece improbable que la Federación francesa cite a ningún futbolista vasco.

En los partidos de setiembre, por ejemplo, Luis Enrique contará con Kepa Arrizabalaga, César Azpilicueta e Iñigo Martínez, mientras que De la Fuente ha llamado a Unai Simón, Igor Zubeldia, Unai Núñez, Mikel Merino y Mikel Oyarzabal. En próximas convocatorias, como la de octubre, podrían aparecer otros nombres como los de Muniain, Yeray, Illarra, Javi Martínez, Ander Herrera, Williams, Nolaskoain, Córdoba o Sancet. Algo que ya ocurrió con Eunate Arraiza e Irene Paredes en el encuentro femenino ante la República Checa.

Desde diferentes instancias, incluido el Ejecutivo de Lakua, se considera que los partidos amistosos al uso no resultan suficientes para prestigiar deportivamente a la selección vasca de fútbol y que es necesario dar un paso cualitativo, como podría suponer la disputa de un torneo cuadrangular con la invitación de otros tres combinados, entre ellos el catalán. Se estima que es necesario poder calibrar el nivel competitivo con alicientes que reclamen la atención de los futbolistas, reactiven el impulso social y doten de proyección deportiva al trabajo que se debería realizar en los despachos.

Carril deportivo, carril institucional

La posibilidad de organizar un cuadrangular no resulta una empresa sencilla. En primer lugar, porque la gran mayoría de las ventanas estarán ocupadas por la Nations League de la UEFA –idea que también implementará la CONCACAF en los próximos años–, el alto caché de algunos combinados, la reticencia de otras selecciones para jugar ante un equipo sin reconocimiento oficial de la FIFA –lo que no cuenta para los futbolistas como partido internacional en su currículum y además, en caso de derrota, podría derivar en grandes críticas mediáticas en determinados países– u otras cuestiones logísticas. Sin embargo, por encima de las dificultades, las instituciones desearían que la Federación Vasca impulse dicho formato. Además, consideran que, en el caso de la selección femenina, podría ser sencillo de completar.

Ese paso cualitativo también podría incluir la citación de los mejores jugadores, incluidos los que juegan en otras ligas diferentes a la española, y la designación de un nuevo seleccionador independiente de las estructuras de Athletic y Real Sociedad.

Asimismo, cabe tener en cuenta cuestiones relacionadas con el reglamento FIFA en materia de cambios, VAR o el protocolo vinculado a los himnos y la animación previa al encuentro. O el propio tema arbitral, ya que podría plantearse contar con colegiados de otras nacionalidades. Fuera del césped, todas las cuestiones relacionadas con la seguridad, la comunicación –incluidas las redes sociales y todos los soportes audiovisuales necesarios–, las entradas o el merchandising podrían asemejarse a las de los partidos organizados por las selecciones oficiales. En definitiva, la apuesta pasaría por dotar de solemnidad, competitividad y rigor a los encuentros, prestigiando el producto y situando la cuestión de la oficialidad en el tablero mediático y social.

No obstante, el desempeño deportivo debería ir acompañado de un carril institucional que eleve la solicitud de admisión tanto a la Federación Española de Fútbol como a la UEFA y la FIFA. Una cuestión que combina elementos jurídicos –Lakua presentó un informe elaborado por el catedrático de la UPV Juanjo Álvarez en ese sentido– y diplomáticos. Hasta ahora, la Federación Vasca no ha transitado ninguno de dichos caminos. Sin embargo, desde el Departamento de Deportes se entiende que esa debe ser la vía a recorrer por las diferentes federaciones de la Comunidad Autónoma Vasca. Las experiencias de Kosovo, Gibraltar o Jersey indican que algunos casos podrían acabar en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Se plantea, por tanto, una labor que buscaría segmentar y analizar las particularidades de cada modalidad deportiva. En lo que al fútbol respecta, el recorrido realizado en los últimos 25 años se presenta agotado y parece llegado el tiempo de introducir una serie de cambios profundos que permitan realizar un trabajo diplomático que posibilite tocar todas las puertas necesarias, a la par que se disputan competiciones en el seno de las ventanas FIFA. Partiendo de la realidad actual, no parece un trabajo sencillo, pero ambas cuestiones aparecen como elementos estratégicos. Los cambios sociológicos del país, la vorágine futbolística, las relaciones internacionales y las actuales formas de comunicación han presentado nuevos retos en el camino de la oficialidad, una reivindicación que debería tratar de revitalizarse combatiendo el sucursalismo, esquivando las inercias y ofreciendo nuevas respuestas.

Pasos firmes en otras modalidades como boxeo, surf o rugby

Actualmente, las selecciones vascas compiten de forma oficial y con excelentes resultados deportivos en tres modalidades: sokatira, pelota one wall y kayak surf. Con el apoyo de Lakua, analizada la situación en diferentes deportes, estudiando la existencia de diferentes organismos internacionales, la presencia o no de las federaciones españolas en ellos y las normas por las que se rige cada instancia… todo parece indicar que asoman nuevas oportunidades. Así las cosas, en los próximos meses se esperan noticias en cuestiones relacionadas con el boxeo, el surf y el rugby con el objetivo de ver a las selecciones vascas compitiendo de forma oficial. Una serie de pasos en los que se pretende seguir profundizando, aunque no resulta sencillo debido a las reticencias de algunas federaciones a tener choques con la española o la posible exclusión de deportistas. Sin embargo, poco a poco se van recogiendo los primeros frutos de un plan estratégico que pretende que más selecciones vascas puedan ser reconocidas de forma oficial como integrantes de los organismos internacionales.

0 Comments

Twitter

Eneko Bidegain: “Futbola politika da”

“Frantziak Munduko Futbol kopako finala jokatzeak –eta irabazteak– karga politiko handia du. Ez gara kirolaz ari. Politika da, eta politika bakarrik. Kirolaren mozorro azpian eta jokoaren aitzakian, Frantziak sekulako gola sartu digu euskaldunoi”

Share This